Categorías
Bonito Mezcal | Nuestros productores - Bonito Mezcal
476
page,page-id-476,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.1,vc_responsive

Nuestros productores

Captura de pantalla 2013-09-18 a la(s) 12.57.41

Dicen que las mejores cosas de la vida llegan solas, si te sabes poner en el mejor lugar y en el momento adecuado. Así nos paso con Oscar, Don tacho y Joel: la familia responsable de la Fábrica Don Tacho y de Real Matlátl. Llegamos a Oaxaca a la caza del mezcal con las primeras ideas de Bonito en la cabeza, y de repente el coche se quedó sin batería. Quien otro si no Oscar y nuestra suerte para detenerse a ayudarnos, hablar un poco y cambiar nuestra historia. Nos abrieron la puerta de un mundo del que nunca querríamos salir.

El palenque de Don Tacho está en Santiago Matatlán, Oaxaca, capital mundial del Mezcal. La familia tiene 150 años destilando y sus productos son de nuestros mezcales favoritos, en especial el Cerrudo y el Olla de Barro. Cálidos y hospitalarios, se saben responsables de una tradición y conocimiento que deben ser preservados y compartidos. Fueron nuestros primeros guías, y qué guías.

Captura de pantalla 2013-09-18 a la(s) 13.06.22

A Flor y Jorge los conocimos un día después,  emprendedores y muy cuidadosos de su marca. Lo primero que tomamos de Yuu Baal (que significa tierra y fuego en zapoteco) fue su Espadín joven,  con un sabor que no habíamos probado antes, un ahumado mágico. Esa noche terminamos de copas por Oaxaca, parando una esquina si, y otra también para poder dar otro sorbo a ese elixir que nos traía desnochados.

Flor y Jorge tienen más de un palenque; uno en San Luis del Río y el otro en San Juan del Río,  ambos en la sierra de Oaxaca.  Nuestros mezcales favoritos son el Espadín joven, desde el día uno, y un mítico Mezcal de agave Caballito,  que para nuestra desgracia, y fortuna de las leyendas, nunca volvimos a ver.

Captura de pantalla 2013-09-18 a la(s) 13.24.13

En un pueblo tan pequeño no podía faltar el familiar que se dedica a lo mismo que uno. Y así,  dejando todo en familia, conocimos a Celestino y Don Zacarías, que son familia de Don Tacho, en sus raices. De Oaxaca a perseguir el sueño americano y de vuelta: así empieza la historia de La Venia, siempre experimentando como enriquecer un producto que a todas luces ya parece perfecto. Así nacieron el Citrus y el Espadín joven, con ánimos de sacar lo mejor de uno.

El palenque de La Venia no podía estar en otro lugar que a unas dos calles de la Fábrica Don Tacho, del otro lado del camino, subiendo el cerro, como quien no quiere la cosa. Pero una vez dentro, lo último que quieres es salir. Existe un rumor de que en ese palenque hasta lo mejor de Hollywood pierde la compostura.

Captura de pantalla 2013-09-18 a la(s) 13.11.15

Vicente, Valentín y Gil, así me los presentaron un domingo en la Feria del Mezcal en un parque en Oaxaca. Bueno así me los presentaron después de casi empujarme con urgencia para que probara un Mezcal silvestre que tenía toda la pinta de coronarse como el mejor de 2013.  ¿Qué les puedo decir?, lo fue. El maestro mezcalero de Rey Campero alcanzó algo muy cercano a el mejor mezcal con su Jabalí silvestre ese año.

 

Pedí una tarjeta y no tardamos mucho en volvernos asiduos de sus mezcales y de su mesa. Los chicos nuevos del mezcal en Oaxaca,  apenas con unos ocho años produciendo, pero que manera de producir. Jabalí, Tepeztate, Cuishe, Mexicano, Penca Larga, son algunos de sus favoritos para destilar. Sin duda una de nuestras casas consentidas por su variedad y calidad .

Sin título

A Raquel la conocimos en una junta para conocer un Mezcal, le perdimos el rastro y nos la encontramos en otra junta para conocer otro Mezcal. De vueltas que da la vida.

En esta ocasión llegó con algo más que mezcal que saltó a nuestro paladar: sal. Y no cualquier sal, sal artesanal de gusano, escamoles y chapulines de todos los sabores (en serio, todos). Le compramos el Mezcal y la sal, y ahora Guxharu nos acompaña en cada aventura mezcalera que tenemos.

Nuestras sales favoritas son la de mole, para los mezcales fuertes; y, dice mi santa madre (quien además de aguantarnos nuestras aventuras tiene muy buen gusto) que la de pétalos de rosa es ideal para los sabores más ligeros.

LogoBlanco_editado-1

Debemos admitir que en un principio no teníamos ninguna intención de tener cerveza artesanal en el proyecto, nos gustaba pero la veíamos lejos, en otro momento.

Y así, un día nos encontramos a Tierra Blanca en una feria, donde desde lejos se veía el diseño con sabor oaxaqueño. Nos acercamos, como quien no quiere la cosa, a preguntar. Probamos la Wietbier y se nos cayó el teatro. Teníamos que tenerla, pedimos informes y nos reunimos con ellos tan pronto pudimos.

Hace mucho no probábamos una cerveza artesanal que nos gustara tanto. Lo mejor de todo, era de Oaxaca, cercana a nuestro querido Mezcal. Y así fue que conocimos a Jorge, a su equipo y a su orgullo cervecero.

Logo MK

Después de haber aceptado que nuestro proyecto tenía que ir más allá del Mezcal, nos dimos a la tarea de buscar otros destilados alrededor de México. De nuevo, las cosas llegan solas, en este caso llegaron 10 meses antes en un correo que se fue al SPAM, pero que sorprendentemente nunca se borró.  Inmediatamente le respondí a Isidoro, que he de admitir nunca he conocido en persona, sin embargo, nos escribimos tanto que parece que lo conociera de años, y así empezó nuestro romance furtivo con el ron orgánico.

La familia Krassel se asentó en Santa María Tlalixtac, Oaxaca, hace unos cien años y desde entonces la caña de azúcar  se convirtió en el eje de sus vidas. Zafra hecha a mano, equipo de producción propia, caña sin pesticidas ni químicos; así se hace el ron MK, con un sabor único, dulce, que puedes tomar solo o mezclado. Eso sí, con prudencia para no perderte en los tonos fuertes de la caña. Nuestro favorito el blanco, aunque nos prometieron un extra añejo muy pronto que dicen nos va a tumbar de la silla.

fotoo

Llegamos así a nuestra última adición al catalogo de Bonito Mezcal: Pox de Siglo Cero. El único de nuestros productos que no está hecho en Oaxaca, este es chiapaneco. Igual de tradicional, igual de antiguo que sus compañeros.

Eso sí, estos chicos tienen una oficina de esas que intimida, tanto que nuestra primera reacción fue -¿qué estamos haciendo aquí?- nosotros siempre acostumbrados a andar a salto de mata para llegar a un palenque o bebiendo mezcal en la calle.

Luego conocimos a Marcos,  luego probamos el Pox, y luego supimos de su trabajo con la fundación ALSOL en Chiapas para apoyar artesanos. Nos quedamos sin dudas y le dimos la bienvenida al Pox en nuestras vidas. En fin, nadie dijo que uno solo podía tener un romance furtivo por vez.

Mezcal CONVITE logo

Deambulando por una de nuestras primeras expos de mezcal en la Ciudad de México nos encontramos con una botella peculiar. El arte nos llamó la atención para acercarnos pero el sabor de sus inigualables ensambles aseguraron que seguiríamos viendo a los chicos de Convite por mucho tiempo. Tardamos un poco en volvernos a ver pero cuando por fin nos reunimos y conocimos más de cerca su historia y su visión hacia el futuro supimos que tenían que formar parte de la familia de Bonito Mezcal.

CONEJO BUENA SUERTE

Cervecería Valkiria es una de esas empresas que suceden muy pocas veces en la vida. Los conocimos por primera vez en el restaurante Nicos, de nuestro querido amigo Gerardo Vazquez Lugo, clientes asiduos fue de los primeros lugares donde se podía encontrar Buena Suerte en México. Probamos, nos enamoramos y buscamos el contacto por semanas, siempre elusivo. Un buen día presentando precisamente otra de nuestras cervezas nos topamos con los amigos de Valkiria sentados desayunando. Uno de nuestros pocos productos que no vienen de Oaxaca, si no que permanece como nuestro humilde tributo a los artesanos de la Ciudad de México y de nuestro querido barrio de Azcapotzalco, hogar de Nicos y muchas otras tradiciones gastronómicas de la ciudad.