Categorías
Bonito Mezcal | Una Cerveza y un Mezcal - Bonito Mezcal
633
single,single-post,postid-633,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.1,vc_responsive

Una Cerveza y un Mezcal

25 Sep Una Cerveza y un Mezcal

Ésta semana para los #DiariosDeMezcal nos acompaña Jorge Rocha, fundador de la Casa Cervecera Tierra Blanca. Jorge nos abrió las puertas de su casa (y de su cava), para probar algunas de las cervezas artesanales mexicanas que están moviendo fibras en el nuevo panorama cervecero nacional. Desde la Expo Cerveza México se vino el intercambio del último día y de ahí se armó la selección que probamos.

            El mezcal y la cerveza son compañeros naturales, fantásticos por separado pero únicos si se acompañan entre sorbo y sorbo. El proceso de fermentado de la cerveza permanece como el antecedente histórico más importante de todos los destilados modernos, cuando digo modernos me refiero a los últimos 500 años, la cerveza y sus antepasados directos han existido por mucho más que eso.

            En el diario de esta semana quisimos explorar un poco de esa historia, a través de sus sabores y aromas podemos encontrar patrones comunes y a la vez únicos que nos dan una buena idea de donde viene esta tradición y hacia donde puede ir en el futuro.

 

Los dejamos, pues, con Jorge y sus cervezas (y algunos mezcales).

 

2014-09-18 22.11.37

Una cerveza y un mezcal

 

 

Guillermo, Jerónimo y yo nos sentamos en una mesa redonda para degustar una pequeña muestra de lo que ocurre actualmente en el panorama cervecero artesanal mexicano.  Ni se diga del mundial.  Pero fue suficiente para sorprendernos y poner a prueba nuestro paladar.

 

Probablemente la cerveza es la bebida más diversa, con mayor historia y riqueza que ha inventado la humanidad.

Cereales, flores, agua, levaduras, frutas, especias, hierbas, chiles, hierbas.  Todas aportan sabores, texturas, colores y aromas para crear una bebida que no solo es polifacética en su sabor.  Sino que ha matado la sed de los esclavos del imperio egipcio antiguo; alegrado las noches de los monjes belgas de abadía por cientos de años; y actualmente remoja los bigotes más hípsters de San Francisco o Portland.  Si hay una bebida universal, es ésta.
Los mexicanos acabamos de entrarle a esta historia.  Por más que llevemos 100 años creando Lagers ligeritas y bebibles, nuestro aporte a la riqueza cervecera es todavía muy pequeño.  Y lo sorprendente, es que a pesar de tener menos de una década produciendo cerveza artesanalmente; ya podemos encontrar cientos entusiastas de cochera, gastrónomos aventureros y profesionales cerveceros imaginando y produciendo nuevas creaciones con todos los recursos a su alcance.
Hablamos sobre el amargor y sabor aduraznado de Páramo (Cervecería Colima).  La alegría, ligereza y sabor a miel de Ámbar (Amalias). Los monopolios mexicanos.  Los agradables sabores a café, tostados, chocolatosos y de licor de las Stouts Tierra Ahumada (Casa Cervecera Tierra Blanca), Báthory (Texcoco Mystic Ales) y Pípila.  Los gustos alcohólicos de la realeza imperial rusa.  El difícil protagonismo de los lúpulos con sabores a resinas, hierbas aromáticas y laurel de Nocturna (Insurgente).  Probamos cervezas avinagradas, con sabores y olores a solvente.  Y  se nos colaron un mezcal avocado con Cedrón, y un ensamble, no muy bien logrado, con licor de café.

 

Fue una noche de sabores intensos, de plática fluida, pero solo para abrir boca.  Un pequeñito paso en un recorrido que promete no tener fin.

 

¡Salud!

No Comments

Post A Comment